Bufete Delgado Lamet " Asociados - Abogados y Economistas - Sevilla

Spanish English French German
Martes, 01 Diciembre 2015 18:03

HASTA QUE EL NOTARIO NOS SEPARE

Una de las grandes novedades de la Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria ha sido la alternativa establecida en la Disposición Final 1ª por la cual los matrimonios SIN hijos menores podrán divorciarse de manera rápida y bastante económica ante Notario.

Esta novedad se debe a la modificación que dicha Ley realiza del artículo 87 del Código Civil que queda redactado del siguiente modo:

«Los cónyuges también podrán acordar su divorcio de mutuo acuerdo mediante la formulación de un convenio regulador ante el Secretario judicial o en escritura pública ante Notario, en la forma y con el contenido regulado en el artículo 82, debiendo concurrir los mismos requisitos y circunstancias exigidas en él. Los funcionarios diplomáticos o consulares, en ejercicio de las funciones notariales que tienen atribuidas, no podrán autorizar la escritura pública de divorcio.»

Para proceder al divorcio simplemente habrán tenido que transcurrir tres meses desde la celebración del matrimonio, habrá que aportar un Convenio Regulador que normalmente es redactado por los abogados de los interesados en el cual se incluirán los acuerdos relativos a la liquidación de la masa ganancial (si procede), atribución de la vivienda y el ajuar y en su caso la pensión compensatoria.

Es obligatorio que los cónyuges acudan con su abogado a la firma del divorcio y sobre todo no tener hijos menores de edad, pues en tal caso es preceptiva la presencia de la Fiscalía y por tanto se debe acudir a Sede Judicial.

Por último comentar que puede darse la posibilidad de que el mismo notario que le divorció pueda casarlo de nuevo y además tramitarle el propio expediente matrimonial, gestión que actualmente se despacha en el Registro Civil... aunque para ello habrá que esperar al 30 de junio de 2017.

Un día cualquiera nos vemos involucrados en un incidente con un tercero y/o persona con la que se mantiene una relación contractual, que en un momento determinado debe responder por los daños que nos ha podido ocasionar y constatamos que tiene suscrito un seguro de responsabilidad civil.

El primer interrogante que ha de surgir, abstrayéndonos de la mayor o menor pertinencia de nuestra pretensión, es qué plazo tenemos para dirigirnos frente al seguro.

Pues bien, el artículo 76 de la Ley de Contrato del Seguro regula la “acción directa” del perjudicado, es decir, la posibilidad de dirigir la reclamación de daños y perjuicios frente a dicha entidad, sin mención de plazo específico de ejercicio, lo que ha sido tradicionalmente fuente de conflicto, ya que las aseguradoras pretenden situarlo en el plazo más reducido posible (de ordinario, el de 1 año de la acción responsabilidad extracontractual).

La realidad, sin embargo, no resultará así con vocación de generalidad, ya que los Tribunales matizan que ha equipararse el plazo de la acción directa del perjudicado al mismo plazo que se tendría para el ejercicio de acciones frente al asegurado, de modo que si la obligación que trae causa en la indemnización es de naturaleza contractual, el plazo de prescripción vendría ligado al mismo (15 años de plazo general o, en su defecto, el de 5 años que se ha regulado recientemente para las acciones personales, aunque habría que valorar su transitoriedad). Si la indemnización pudiera tener causa en un accidente (caída en zona próxima a una obra o centro comercial), por una acción u omisión del tercero del que deba responder, el plazo será entonces el de 1 año antes citado.

Antes de ponernos en marcha, valoremos la actuación seguida, plazos y posibles interrupciones, lo que a buen seguro nos evitará disgustos mayores.

Insólito. Por primera vez y por obra y gracia de una serie de factores (caída de los tipos de interés, exceso de liquidez y las medidas adoptadas por los bancos centrales) algunos préstamos hipotecarios han comenzado a dar intereses negativos, lo que en teoría significaría que es el banco de marras el que debe pagar al cliente por prestarle el dinero y no al contrario como tradicionalmente ha sucedido.

No es un hecho actualmente muy extendido pues tan solo se da para los casos en los que la divisa de referencia no es el Euro, sino el franco suizo o están vinculadas a otro tipo de interés distinto al Euribor pero ha sucedido, concretamente en algunas hipotecas comercializadas en su día por Barclays que ante el alza del Euribor en su momento se referenciaron a la moneda suiza y al Libor que cerró el pasado mes de enero en el -0,9% y que ha tenido como consecuencia que el saldo de las hipotecas esté en negativo (en un -0,36% una vez aplicado el diferencial, según informaba El Mundo el pasado 2 de marzo) por lo que en teoría la entidad debería pagarle a sus clientes (y no al revés) a lo que lógicamente se ha negado.

Imagen blog Ciudadano Kane

 

Durante los últimos meses y muy especialmente una vez comenzado 2015, los medios de comunicación han venido insistiendo de manera repetitiva y sistemática en que el 1 de enero de 2015 se extinguirían los contratos de arrendamiento de local de renta antigua (celebrados antes del 1 de enero de 1995), por lo que la mayoría de los pequeños comerciantes se verían obligados a cerrar sus negocios ante la imposibilidad de hacer frente a una renta más elevada. Pero, ¿es cierto que el 2015 trae consigo la extinción de estos contratos? Sí y no.

Para aclarar esta cuestión, es conveniente realizar un pequeño resumen de la evolución del régimen de duración de los contratos de arrendamiento de local de negocio:

El devengo del Impuesto sobre Sucesiones de un testamento ológrafo (redactado de puño y letra del testador) se produce en el momento de su protocolización notarial, que es cuando desplegará sus efectos y los herederos que en él aparecen podrán suceder al causante en la posesión de los bienes y derechos.

Así lo confirma el el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en una Sentencia de 27 de marzo de 2014.

Polémica, muy polémica es la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 26 de Sevilla que ha dictaminado que un menor de ocho años debe acudir a catequesis obligatoriamente con el fin de prepararse para recibir la primera comunión

Según hemos podido saber, el padre –y custodio- del menor apuntó al chico a catequesis para que pudiera hacer la comunión a lo que la madre se opuso tras recibir las quejas de su hijo que según ha declarado su madre no estaba interesado en hacerla. Dado que ambos cónyuges no se pusieron de acuerdo y las diferencias entre ambos eran notables llevaron el asunto a los Tribunales.

Recientemente, el Tribunal Supremo en Sentencia de 2 de octubre de 2014 ha puesto fin al litigio sobre la herencia del galardonado con el premio Nobel de Literatura, Camilo José Cela.

Fue un 17 de enero de 2002 cuando nos dejaba este escritor universal y uno de los grandes literatos del Siglo XX. Pero antes de su muerte, este genio de las letras escribiría, en el año 1991, una “novela” más que incorporar a su prolífico legado literario, aunque esta vez sería ante notario.

Mediante testamento, entre otras manifestaciones, fue recogido lo siguiente: “declara el testador que ha donado a su hijo el cuadro, al óleo, sin título pero conocido por El cuadro rasgado del que es autor el pintor Joan Miró y que éste había dedicado al testador como consta al dorso de dicho cuadro, por lo que reconociendo a su nombrado hijo como legitimario, nada le deja en este testamento, al ser voluntad del otorgante que con dicha donación, de incalculable valor, su hijo se dé por totalmente pagado de todos sus derechos en la herencia del testador”. Además “instituye heredera a su cónyuge”.

Los cuantiosos gastos de desplazamiento que soporta un padre divorciado,  habida cuenta de la distancia entre las localidades en las que residen sus hijos, junto con su ex mujer, y la suya, debido al régimen de visitas que obra en el convenio regulador de divorcio, ratificado judicialmente con sentencia,  no tienen a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas la naturaleza de anualidad satisfecha a favor de los hijos o lo que el Código Civil establece en su artículo 142, pensión por alimentos a favor de sus hijos.

Conforme al criterio de la Dirección  General de Tributos, en consulta de 1 de octubre de 2012, el padre que tiene que desplazarse 500 kilómetros para a ver a sus hijos, no podrá gozar de los beneficios fiscales establecidos en el artículo 64 y 75 de la Ley de IRPF, por los citados gastos de desplazamientos.

En Sevilla a 14 de Junio de 2013

 

Fdo. Antonio M. Puntas Prado

Economista. Bufete Delgado-Lamet&Asociados

Lunes, 17 Diciembre 2012 11:38

¡A LA CALLE Y APALEADO!

Sí, eso es lo que debió de pensar un contribuyente que vio como el uso y disfrute de su vivienda habitual, por sentencia de divorcio,  correspondió a su ex-cónyuge,  la cual mantuvo la guarda y custodia de la hija de ambos y obligó al mismo a abonar la totalidad del préstamo hipotecario vinculado a la adquisición de que fue su vivienda habitual.

En un intento de mitigar el resultado ruinoso del  divorcio, a través de la deducción por adquisición de vivienda habitual,  consultó a la Dirección General de Tributos si era posible, dado que abonaba todo el préstamo hipotecario afecto a la que fue su vivienda habitual, practicar deducción en el IRPF sobre todo el importe abonado.

Página 1 de 2
Home Blog Mostrando artículos por etiqueta: Derecho Civil

Síguenos

Contacto

 

bufete2BUFETE DELGADO LAMET & ASOCIADS
Avda. Blas Infante, 6 - 11º. 41011. Sevilla

Tfno: 954 99 04 20 | Fax: 954 99 04 21
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Copyright © 2014 Bufete Delgado Lamet " Asociados - Abogados y Economistas - Sevilla. Todos los derechos reservados. Diseñado por JoomlArt.com. Diseño Web Sevilla. es software libre, liberado bajo la GNU General Public License.